martes, 8 de abril de 2008

Seguridad impensable

Es curioso como de cuando en cuando, en esta profesión, uno se topa con gente a la que, por norma general, no le preocupa lo más mínimo su equipo, mientras funcione. Ahora bien, si falla… el mundo se termina. Cuando yo trabajaba en la marca de ordenadores de la que ya os he hablado alguna vez, daba servicio a usuarios finales, no a empresas. Lógicamente, esto implica algunas diferencias en los equipos, y en el tipo de problemas que tienen. También, las marcas en general asumen que un ordenador doméstico, es algo prescindible, y que se puede estar cierto tiempo sin el (hablo de 1 semana o 15 días).

El problema viene cuando aparece un cliente del tipo que comentaba al principio. En concreto recuerdo dos casos que me chocaron mucho. El primero se trataba de una peluquería, cuyo disco duro murió con toda la facturación a finales de mes. Debía ser una peluquería relativamente pequeña, y no tenían ningún otro ordenador, ni mucho menos una copia de seguridad. Una de las premisas más comunes de las condiciones de una garantía de un fabricante, al menos para equipos de uso doméstico, es que la marca nunca, en ningún caso, se hace responsable de los datos que contiene el disco duro, por lo que, aunque el equipo estaba en garantía, los datos estaban perdidos.

Pero quizás el otro caso me llamó más la atención. Se trataba de un señor que rondaría los 60 años. Le habían vendido en el centro comercial de turno un Media Center, a pesar de que, según aseguraba el hombre, el avisó de que el ordenador era para trabajar en bolsa. Cuestión de azar, el caso es que, cuando el cliente estaba haciendo una operación de varios miles de euros (siempre según el, no lo comprobé, ni era mi trabajo), se fue la luz. Como decía al principio, al hombre no le preocupaba su equipo la más mínimo, eso si, mientras funcionase. Así que de usar un SAI/UPS, mejor ni hablamos. La fuente de alimentación dijo basta, y el cliente se quedó con varios miles de euros en unas acciones que empezaban a caer en picado (esto si que me dio por comprobarlo, y era cierto).

El caso es que el cliente pedía que inmediatamente alguien fuera a sustituirle su Media Center, y le indemnizasen por las perdidas causadas, ya que tampoco contaba con otro ordenador, ni se fiaba de hacer sus operaciones desde un cibercafé (fijate que esto último si que lo veo lógico). Lógicamente, no se cumplieron sus peticiones, y la bronca fue mayúscula.

Eso me devuelve a las ventajas de un buen asesoramiento cuando uno va a comprar un equipo. Si vas a trabajar con el, compra un equipo profesional. Las garantías suelen ser mucho más efectivas, y los tiempos de reparación infinitamente menores, existiendo servicios que te garantizan una solución en menos de 24 horas. Si, sale más caro, pero al final, es lo que realmente necesitas.

5 comentarios:

Sacerdote dijo...

El hombre le echo un poco de morro, que le indemnizaran porque habia perdido los datos de la bolsa de su ordenador pues... hay que exarle cara dura para pedir eso.

Homotecno dijo...

Casos de estos hemos vivido unos cuantos.... he visto literalmente llorar a más de una delante de mí porque no había manera de sacar los datos de su disco duro si no era enviándolo a un centro de recuperación especializado.

Pero eso sí, la mayoría de estos son los/as mismos/as que cuando le aconsejas ponerse un SAI lo ven demasiado caro y lo dejan "para más adelante".

tenderodigital dijo...

Los que yo he visto como el que tu cuentas.
Pero a la hora de comprar, se va a un centro comercial y coge lo barato, sin mirar si es lo que necesita, si le sirve... si la gente no escarmienta.

Sacerdote dijo...

y despues van llorando a las tiendas de su pueblo.

Rock dijo...

Yo también doy soporte informático, en este caso de un programa de software y te encuentras a cada caso... recuerdo hace muchos años, cuando empezaba, y aun no había cds, nuestro programa en ms-dos hacía copias de seguridad con el rar, en diskettes, cuando se llenaba un diskette, te decía inserte un nuevo disco y pulse aceptar. El ciente hacía las copias de seguridad dia tras dia, pero dia tras día, en vez de meter un segundo disco y un tercero le daba a aceptar con el mismo disco, con lo que al final de cada copia de seguridad solo tenía el último disco. Cuando se le fue el disco duro y echamos mano de su copia... por supuesto la culpa era nuestra y nos iba a denunciar :)

Saludos.