lunes, 10 de diciembre de 2007

A grandes males...

En vista de que mis compañeros parecen que se han quedado secos de ideas (no vamos a decir que anden muy sobrados normalmente... jejejeje), voy a contaros una historia de lo "cutre" que puede llegar a ser la gente por no pagar un triste ventilador, aunque, eso si, pagan las llamadas al servicio técnico, que, al estar el ordenador fuera de garantía, son bastante caras.

El caso es que mientras trabajaba un día, me llama un cliente. Tras pedirle los datos del equipo, me encuentro con que el cliente tiene varias incidencias previas por que el equipo se reinicia. Mientras el susodicho me va contando que el ordenador se reinicia cada dos por tres, y que no le deja trabajar, veo que ya se le ha dicho unas cuantas veces que mande el equipo a reparar, o que vaya a algún servicio técnico cercano a que se lo arreglen. Las lecturas de temperatura, además, iban subiendo cada vez más (hay que tener en cuenta que en el modelo de ordenador, la lectura solo se podía hacer en la BIOS, ya que no incluía ningún software para comprobarlo). Emepzaba marcando unos calurosos 81 ºC, y en la última incidencia abierta, ya iba por 87 ºC.

La conversación fué más o menos así:

Técnico: (Tras leer las incidencias anteriores, ¿para que perder el tiempo?) Vamos a entrar en la BIOS, y digame que le indica en la temperatura (logicamente le guié para llegar hasta allí).

Cliente: Si, si esto ya me lo han mirado. Ahora pone 95ºC.

Técnico: (¿Un huevo frito?) Por favor, apague inmediatamente el ordenador. Usted debe llevar su equipo a reparar, como le han dicho mis compañeros.

Cliente: Pero es que, mire, seguro que tiene que haber otra solución. Yo he abierto la tapa, y tengo puesto un ventilador de estos grandes directo adentro de la caja, y mejoró durante unos días, pero estoy otra vez igual.

Técnico: Cuando el ordenador está encendido, ¿El ventilador que hay en el centro de la caja gira? (Es la forma más fácil de guiarles al procesador)

Cliente: No.

Técnico: El cable que sale de ese ventilador, ¿está conectado?

Cliente: Aquí hay un cable, pero está como un poco negro, y parece que se ha terminado rompiendo.

Técnico: Caballero, de verdad, lleve el equipo a arreglar, o cada vez la avería irá a más, y finalmente el ordenador quedará inservible.

Bueno, pues el cliente continuó discutiendo, y pidiendo otra solución, hasta que un mes después, llamó con un ordenador nuevo. ¿Que le pasaría al viejo? ¿Finalmente saldría ardiendo? Llegué a decirle al cliente que con el precio que había pagado en una sola de sus llamadas, habría arreglado el ordenador, pero no lo entendía. Tal vez debí ofrecerle la refrigeración con helio como solución... Como idea, no está mal.

3 comentarios:

JoanC dijo...

Es que la mayoría de gente, el dinero que "no ve" no lo siente como pérdida. O sea, las llamadas, cuesten lo que cuesten, llegará la factura a final de mes y ni se enterará. En cambio cuándo hay que ir a un SAT y realizar el acto de el pago del servicio lo sienten como una pérdida.
O si no, ¿por qué la gente manda SMS a concursos y programas cutres de la tele, gastándose 1,5 euros al mensaje y en cambio pillan el coche para ir al centro comercial de las afueras para conseguir las latas de berberechos a 2 céntimos más baratas?

Anónimo dijo...

Tremendo, es tremendo... pero real como la vida misma...
Lo que tenemos q sufrir en los SAT xDDDDD

Djinn Sade dijo...

Se le tendria que chafar ese tb por no echarte cuenta xD

Un miserable ventilador vale 12 euros... Ya hay que ser...