sábado, 30 de junio de 2007

Si, quiero

Ninguno de los que hacemos este blog se casa, ni nada parecido. Simplemente, hoy vamos a hablar de la aceptación de licencias, peticiones, etcétera. Es algo sencillo, pero que puede llegar a desesperar si el cliente está “distraído” con otras cosas.

Un ejemplo le ocurrió a un servidor, el pasado miércoles. Ahora mismo trabajo dando soporte por control remoto. A los clientes les aparece un botón de aceptar, y otro de cancelar, fácil, ¿verdad? Pues, como decía, para el cliente no lo fue tanto. La conversación, tras enviarle la petición de control remoto, y esperar un par de minutos fue algo parecido a esto:


Técnico: Por favor, acepte la petición de control remoto.

Cliente: (Muy obediente) Acepto.

Técnico: Debe pulsar el botón aceptar que hay sobre estás lineas.

Cliente: No lo veo, solo aparece uno que pone cancelar, y otro, más arriba que pone cerrar (efectivamente, nuestra aplicación tiene un botón sobre la zona de chat, para cerrar).

Técnico: Le aparecerá justo al lado del botón de cancelar.

Cliente: Ya no lo veo, ¿podría enviármelo otra vez?

Técnico: (Yo ya estaba pensando en como se moverá esta persona por cualquier documento. ¿No conocerá las barras de desplazamiento?) Si, le envío de nuevo la petición de control remoto.

Cliente: No veo nada (después de reenviarle la petición).

Al final, decidí explicarle como volver a un punto anterior, y solucionar así su problema, que era que no podía navegar por que tampoco debió ver cuando el firewall le preguntó si dejaba acceder a Internet Explorer a la red.

Pero en mi anterior trabajo, pasó otro tema muy parecido. Tuvimos que formatear un equipo por teléfono con el cliente. Yo inicie el formateo con el señor, algo mayor, sin ningún tipo de problema, por lo que le explique que ya no había nada más que hacer, y le di los pasos a seguir una vez terminase. Una hora y media más tarde, el compañero de al lado me pregunta sobre la incidencia de este señor. Le comenté que habíamos formateado el equipo, y el me dijo que parece ser que llevaba como una hora parado en una pantalla. La conversación fue parecida a esto:

Técnico: ¿Que pone en la pantalla?

Cliente: Lo mismo que hace una hora. (Tras quedarme callado esperando a que me dijera lo que había, el cliente reacciona y me lee lo que pone) Aquí dice que acepte las licencias de utilización.

Técnico: Lo que debe hacer es marcar las casillas que pone que acepta los términos de la licencia.

Cliente: Si, si, si ya le he dicho que yo acepto.

Técnico: (Iluso de mi, parece mentira, con el tiempo que llevo en esto, pienso que ya ha marcado las casillitas) En ese caso, pulse en siguiente.

Cliente: No me deja.

Técnico: Ha aceptado usted las licencias (de nuevo error mio por pensar que me estaba entendiendo).

Cliente: Que si, que ya le he dicho a usted que yo acepto.

Por increíble que parezca, me costo cinco minutos explicarle al cliente como aceptar las licencias, y digo las, por que al tratarse de un equipo de marca, había que aceptar dos, la de Microsoft, y la de la marca.

Y ahora yo me pregunto... ¿Tendrán las mismas dificultades para aceptar todo?

2 comentarios:

David dijo...

Yo tambien uso una aplicacion de control remoto de ese tipo. Y realmente he llegado a estar 50 minutos de reloj y he sido incapaz de que el usuario sea capaz de poder instalar el control active x. ¿Tan dificil es ver la barrita donde pone que es necesario el control?

yopichoi dijo...

Ese es el jodido problema, que la gente no lee!

Lo siento me he exhaltado.